sábado, 30 de agosto de 2014

Islandia, Día 4: Los fiordos del Este islandés.

Uno de los momentos más placenteros y relajantes de nuestor viaje, fue desayunar en el porche de la granja con unas maravillosas vistas de todo el valle hasta el horizonte. Con mucha pena, abandonamos el que fue sin duda el mejor entorno donde estuvimos alojados.




Continuamos nuestro viaje, retrociendo unos kilómetros hasta llegar a Jökulsárlón. El lago más grande de icebergs de la isla. Una combinación de colores fríos y formas curiosas. Se puede pasear por la orilla o bien subirse a uno de los barcos que hacen un recorrido por el lago. En las proximidades también habitan focas. Los icebergs provienen del deshielo del glaciar en los meses de verano, que van a desembocar al cercano oceáno. Casi al final, incluso probamos un trocito de hielo de uno los bloques que flotaban a nuestro alrededor.







Nuestros compañeros de excursión, acabaron siendo un enorme grupo de turistas rusos, no muy amistosos la verdad...ya que al principio se negaron a que subiéramos junto con ellos a pesar de que el simpático islandés que tripulaba la embarcación nos invitó a subir y fue muy amable durante todo el recorrido. Parece ser que a los rusos tampoco les sienta muy bien que no les hagas buenas fotos...
Menos mal que dos días antes, recogimos a una chica rusa haciendo autostop que resultó la mar de maja.



El resto de la jornada, pasaríamos bastante tiempo en el coche bordeando todos y cada uno de los fiordos de la costa este.

Pero antes de adentrarnos en estas tierras paramos a saludar a unos curiosos amigos. Preciosos caballos islandesese criados en semilibertad.



Tras esto llegamos a comer al bonito pueblo pesquero de Djupivogur. A lo largo de la jornada nos encontraríamos con pueblos similares pero incluso aún más pintorescos.
 
Llegan los fiordos.No hay escapatoria, este es el único recorrido posible por la Road 1. En un principio el paisaje nos encandilaba, entrantes de agua de más de 20 kilómetros tierra adentro.
Pero lo cierto es que al cabo de tres horas resultó un tanto monótono. 




Aún así, mereció mucho la pena el trayecto y sobre todo las paradas en los pueblos de Eskifjordur y Neskaupstudur, pequeños, con casas desperdigadas y enclaves  de postal.




Nuestro destino final del día era el pueblo más bonito de todos: Seydisfjordur. Tras descargar las maletas en el hostel más alternativo del viaje...


 






















Dimos un agradable paseo "anocheciendo" rodeando el lago del centro donde las bonitas casas de colores se reflejaban. Una maravilla antes de retirarnos a descansar.


  
ISLANDIA, Antes de partir...
ISLANDIA, Día 1: Conociendo la capital, Reykjavik
ISLANDIA, Día 2: Géiseres, cascadas y granja.
ISLANDIA, Día 3: Recorriendo el Sur. 
ISLANDIA, Día 5: Llegando al Norte. 
ISLANDIA, Día 6: Completo día norteño. 
ISLANDIA, Día 7: Relax en el Norte.
ISLANDIA, Día 8: Trolls y vikingos.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada